Archive for octubre, 2008

CLARIZ TIENE CORAZONCITO

http://es.youtube.com/watch?v=G7_h_5uncoY

Anuncios

EL MERCADO, CON LA CRISIS, FATAL

LA CARRERA SURREALISTA

Buñuel debió haber estudiado arquitectura.

¿Por qué no te cuentan la verdad los orientadores de los institutos antes de elegir carrera? Bueno, dan una visión distorsionada de la realidad. Te dicen cosas como que en esta carrera se encuentra todo lo que un joven universitario emprendedor desea encontrar.
_ El rigor de las letras: clase de legal. “Cuando seais arquitectos, os daréis cuenta de que todos desaparecen. Si alguien la caga en una obra, el constructor desaparece, el promotor se disuelve y la culpa cae sobre el perito y el arquitecto. Pero el perito, como cobra menos, cuando ve la multa le da un infarto y se muere, así que la culpa recae sobre vosotros. Un consejo: si tenéis hijos, no los reconozcáis. Les alimentáis, les pagáis la universidad, pero nunca digáis que es vuestro porque si os morís, vuestras deudas pasan a ellos. Nunca digáis que son vuestros.”
_ La exactitud de las ciencias: clase de cimentaciones. “Aquí hay como 14 gramos, aquí hay como 7, y aquí hay una mierdésima, así que esta parte de la muestra del terreno la tiramos sin que nadie se entere…”
_ La importancia de una buena pedagogía: lo que siguió al comentario anterior. “…además, no toméis nota de esta asignatura, que no sirve para nada”
_ Los consejos de un buen profesional: clase de construcción 3. “Si alguien quiere que le hagáis una casa recubierta de piedra, una de dos, o tiene un negocio de piedra, o es un camello. ¡Con lo cara que está la piedra!”. Y construcción 4. “Yo lo primero que pregunto cuando voy a comprar un jersey es: pero este jersey, ¿hace pelotillas?” ¿Y cuando va a comprar pimientos?
_ El apoyo de un compañero de profesión: clase de física (éste es fácil de reconocer, más que madame Torroja). “¡AMANUENSES! ¡SON TODOS UNOS AMANUENSES! ¡¿Es que no sabéis hacer otra cosa que no sea copiar?!”. Y clase de legal, otra vez: “¿De verdad no sabéis lo que es un  “ª*v$cr&{hexi” ? No os preocupéis, los de Bolonia serán más tontos que vosotros”
_ Y como resultado, una excelente formación del alumno: bueno, esto es como cuando necesitas ir al baño. Conforme te vas acercando, te entran más ganas. Lo mismo: cuando ves que se acerca el final del calvario, te entrar las ansias de acabar. Y ya no va por asignaturas, y mucho menos va de aprender. ¡Título, amor mío! ¡Entre tú y yo sólo se interponen 30 créditos! Y es que cuando vas andando por el pasillo y conoces a más profesores que alumnos, te das cuenta de que quizá lleves demasiado tiempo en este sitio…
Como colofón, el boom de la semana: el pianista de Parada, de cine de barrio, ¡está en mi gimnasio! mmmmmmmmm… Si Dalí levantara la cabeza…

¿DÓNDE?

Este fin de semana he estado en Granada de juerga con mis amigas del pueblo. Para que os hagáis una idea, ha sido un fin de semana de fiestecillas. Y entre fiestecilla y fiestecilla, discusiones de MIR y residencias (la mayoría estudian medicina, claro). Que a qué academia me apunto, que qué especialidad cojo, que dónde me voy a vivir durante la residencia.

Y ahora seguro que os estaréis preguntando que por qué narices me preocupa a mí el tema del MIR como para ponerlo en el blog. Hombre, es que todo lo que uno escucha lo aplica a sí mismo, la condición humana es así de egoísta. Una de las mayores preocupaciones en esto de elegir especialidad después del MIR no suele ser qué especialidad coges porque según he podido observar, la mayor parte de la gente no tiene ni idea. Una de las mayores preocupaciones suele ser dónde te vas a ir a hacer la residencia. Si tienen que irse lejos de casa para una especialidad, quizá prefieren coger otra que quede más cerca de Granada. Y aquí es donde empiezo a explicar qué tengo que ver en todo esto. A servidora, por ejemplo, le agobia mucho la idea de quedarse fija en un sitio. Eso de pensar que tienes un piso comprado en un sitio (pongamos Madrid) y que para amortizarlo tienes que estar viviendo en él para los restos de tu vida y para los restos de la vida de tus descendentientes hasta 5 generaciones, es un poco asfixiante. Prefiero pensar que queda mucho para acabar la carrera y tomar la decisión de dónde me quedo. Pero es que no queda tanto. Para ser exactos, si hay suerte con el PFC, un año, dos meses y 6 días.

Tomando churros en una plaza de Granada, una de las chicas lo tenía muy claro: se quedaba en Granada por siempre jamás. La otra (la famosa MC, ¡qué grande eres!), también lo tenía claro: la residencia fuera de Granada (pero nunca más arriba de Madrid) y luego, vuelta a Granada a amortizar el piso que compraron sus padres (¡ánimo, ya sólo quedan 3 generaciones y la siguiente viene de camino!). Y entonces, no supe qué contestar cuando me preguntaron que dónde me quedaría. Hablando con la jefa superiora más tarde, por teléfono, me dijo que claramente me quedaría en Madrid. Y entonces pasaron 10 minutos hasta que pude volver a respirar con normalidad. ¿De verdad quiero quedarme aquí? ¿De verdad quiero bajar las escaleras del metro corriendo todos los días? ¿De verdad quiero perder horas y horas a la semana en el transporte público? ¿De verdad quiero convertirme en una víctima del fenómeno “taper” (comer recalentado y fuera de casa)?. Y me preguntaron: ¿de verdad es tan difícil vivir en Madrid? Entonces, ¿por qué el 10 % de la gente de España vive allí?

Y me dí cuenta que lo primero que me venía a la cabeza cuando pensaba en Madrid no era el metro, ni correr para llegar a tiempo a clase, ni perder un día entero en el transporte público. Lo primero que se me venía a la cabeza era esto:

Está lloviendo, se me ha olvidado el paraguas para ir a clase esta mañana, me tengo que levantar a las 6:30 para llegar a tiempo a clase, mi casera me cobra unos precios astronómicos por el alquiler de un piso que se cae a pedazos, gasto cerca de 5 euros al día en la compra y en el metro hoy ha entrado una mujer embarazada y nadie le ha cedido el sitio para que se sentara…

Aún así, creo que me quedo en Madrid.

LO QUE SE APRENDE EN MEDICINA (GRANADA I)

POUR SANDRA

This is the first day of my life
Swear I was born right in the doorway
I went out in the rain, suddenly everything changed
They’re spreading blankets on the beach
Yours is the first face that I saw
I think I was blind before I met you
Now I don’t know where I am, don’t know where I’ve been
But I know where I want to go

And so I thought I’d let you know
That these things take forever, I especially am slow
But I realized that I need you
And I wondered if I could come home

Remember the time you drove all night
Just to meet me in the morning
And I thought it was strange, you said everything changed
You felt as if you’d just woke up

And you said, “This is the first day of my life.
I’m glad I didn’t die before I met you.
But, now I don’t care, I could go anywhere with you
And I’d probably be happy.”

So if you wanna be with me
With these things there’s no telling
We’ll just have to wait and see
But I’d rather be working for a paycheck
Than waiting to win the lottery

Besides, maybe this time it’s different
I mean I really think you like me

¡HAY QUE VER CÓMO ESTÁ EL PATIO EN LOS ALREDEDORES!

ANATOMÍA DE MARIA

Yo, y mi relación tumultuosa con los médicos. Además, médicos de todas las especialidades, pero principalmente dermatólogos y neumólogos. Cada visita al médico es un caos (por ejemplo, mi última visita al pediatra que sí, fue en enero, a mis 22 primaveras; para más información, visitar mi antiguo blog). Resulta que me puse hiperenferma al final del verano. Tanto forzar la máquina, al final acabé con tres días de afonía y un resfriado del 15. Así que en cuanto llegué a Madrid, después de la feria de mi pueblo, tuve que ir al médico. No creáis que son seres normales, no. Cada frase es un arma de doble filo. Por ejemplo, le conté lo que me pasaba, y después de mirarme y remirarme, me dijo: “Tienes aquí dos melocotones”. Frase que yo interpreté como: “Tienes las amígdalas hinchadas”. Y sí, significaba eso. Después, el tipo se sienta, pensativo y taciturno como si tuviera que hacer un diagnóstico hiperchungo, me mira seriamente, pone cara de circunstancias (como para darme una mala noticia) y me dice: “¿Conoces los tesoros sumergidos de Egipto?” Esto ya me constó más trabajo descifrarlo. Pensé: “Imagina a House utilizando esta metáfora, ¿qué querrá decir?” Creyendo que se refería amis amígdalas, creía que intentaba explicarme que eran dos melocotones como tesoros sumergidos, como un síntoma oculto de una enfermedad hiperchunga que yo tenía por culpa de mis actividades sociales en exceso de los últimos… 15 meses. Y el médico, viendo que yo le miraba con cara de “¿Qué me está contando este tío?”, me dice, con un cartelito de PUBLICIDAD en lo alto: “Es que con este sello que te pongo yo aquí te descuentan un 20% en la exposición de “Tesoros Sumergidos de Egipto”, en Legazpi hasta el 28 de Septiembre.”

No hay quién los entineda.

¡EJEM, EJEM!

¿QUÉ SERÍA DE NOSOTROS SIN ARGENTINA?

BLOGS

Por cierto, para hacer publicidad o para que veáis con qué clase de individuos me suelo relacionar, os pongo los blogs de la gente VIP que osa a relacionarse conmigo.

indioapatxi.blogspot.com

berliniano.blogspot.com

pozonrike.wordpress.com