Archive for junio, 2008

NUEVO VICIO

Ya les dije que no era bueno que fuéramos a ver la peli, que había que ir a ver Indiana Jones… Eso me pasa por ir al cine con Xavi y con Gas. Pues nada. Ahora, vicio en la serie.

RAZA ESPECIAL

Sí señores, es cierto. Los arquitectos somos una raza especial. Por ejemplo. Las niñas normales piensan en cómo será su boda. Los arquitectos no. Ellos piensan como sera su foto de “El Croquis” (revista de arquitectura).

Otro ejemplo. Si le dices a un niño que dibuje una casa, te dibuja esto.

Si le dices a un niño de arquitecto que dibuje una casa, te dibuja esto.

Deprevados…

DE MENOS

Alucinante Suiza en cuestión de alimentación. Aunque mi padre se empeñe en decir lo contrario. A ver, es uqe no puedes decir que todo lo que no tenga jamón serrano o chorizo no es bueno, Pepe. En cuanto llegue a España, entraré en cura de desintoxicación para intentar olvidar el Cailler blanco con miel y nueces, los yogures de vainilla de la migros, el queso Gruyeres o el Movenpick de straciatella.
Otras cosas malas tendrá Suiza, ¿no? Por ejemplo, no hay colonia Nenuco, ni productos de Pantene para pelo rizado, ni cola cao. Me he tenido que pasar al Nesquik, pero no os preocupéis, en cuanto vuelva a España, sigo con el Cola-Cao, ¡no le traicionaré!
Dicen que nos daremos cuenta de lo que hemos aprendido este año dentro de un tiempo. Que el beneficio de un año erasmus se sentirá en el futuro. Espero que no muy lejano. De momento, ya soy consciente de algunas de las cosas que he aprendido. Por ejemplo, de mis limitaciones.
Una de las limitaciones más importantes, y supongo que ya lo sabréis, es mi nula capacidad para… cocinar. Soy físicamente incapaz.Por ello, me gustaría dar las gracias públicamente al Capitán Pescanova. Gracias por inventar el pescado congelado en barritas con un rebozado tan generoso que al final no sabes si estás comiendo pescado o pastel.
Pero al igual de darse cuenta de las limitaciones, uno se da cuenta de la cosas que es capaz de hacer. Por ejemplo, me he dado cuenta de la tolerancia del cuerpo humano a productos caducados. Eso de que no se deben comer yogures con más de 5 días de caducidad es una leyenda urbana. Bueno, al menos eso creo. Si mañana no estoy ingresada en el hospital, es que sí que se pueden comer.
Pero no sólo se aprenden cosas de uno mismo, sino también de los demás. Por ejemplo, de mi nueva vecina, con la que comparto el baño. Ella tiene la capacidad de pringar el suelo del baño de agua a una distancia de 5 metros de la ducha. Y la capacidad de no recogerla luego. Además, es la única persona que conozco que gasta dos rollos de papel higiénico en 4 días. ¡Ni aunque se alimentase de celulosa! Y luego, al parecer, puede pasar días sin necesidad de papel higiénico, porque desde que se acabó ella no ha hecho por comprar. Es como una guerra fría, a ver quién aguanta más. Lo que ella no sabe es que yo tengo reservas en mi cuerto… jejejeje

EURO

Que quede claro desde un principio: me aburre el fútbol. Pero es que estoy en Suiza en plena Eurocopa… Es obligatorio ir a algún partido. Por ejemplo: Italia – Países Bajos. ¿A quién apoyamos? Claramente, al que gane. En este caso, Países Bajos.

Los partidos se juegan entre Austria y Suiza. En Suiza, se juegan en Zurich, Basilea, Ginebra y Berna (nada en la sede del comité olímpico, nada; pobre, ¡Lausanne independiente!). Pero en muchas ciudades, uno de los bancos más importantes de Suiza (UBS) ha montado unos chanchus con unas pantallas enormes para retrasmitir los partidos. Y alucinante, es gratis (bueno, en realidad sólo si estás de pie; sentarse en las gradas cuesta 12 francos; pero vivir la eurocopa, no tiene precio…)

Pues resulta que después de todo el chanchullo de la organización, Suiza fue el primer equipo en ser eliminado. No pasa nada, molamos mucho. A mí me hizo mucha gracia en jugador en especial, que aquí es algo así como supermán, todo el mundo le adora. Gas me dijo que tenía un nombre raro, algo que significaba algo en españlol, pero no se acordaba. Y claro, yo me esperaba algo así como PIPÍ, o POPÓ. No sé porqué, es lo único que se me venía a la cabeza. El caso es que se llama Tranquilo. Pero como los suizos son como son, en francés se peonuncia “Trancuilo”. El caso es que nunca nos acordamos, y siempre le llamamos “Tocamelasbolas”. Cosas del argentino. Voilá, Tranquilo Barnetta, alias “Tocamelasbolas”:

Este domingo, España – Italia. La liamos, ¿no? Creo que voy a comprar pintura para la cara…

MUSICA DE GAS






DIVAS

Gas tiene tres canas. Consecuencia del estrés de esta nuestra amadísima carrera. Cada cana tiene el nombre de una diva de la televisión argentina. La preferida, Mirta. Su “Así, ¡no!”, pasará a la historia:

PRIMERAS BAJAS

JOAO

XAVI

ALEX

Y lo que hemos pasado juntos

.

.

.

.

.

¡LAS NIÑAS NO LLORAN!

ELEFANTES

Me encanta esta canción. El tío tiene una pinta de mongui…

PELOTUDESES

Va por mi pelotudo favorito.

COMPRAS

Odio ir de compras. Mucho. Incluso cuando tengo mono de comrpas y voy toda ilusionada, odio ir de compras. Si hay algo que odio más que ir de compras, eso es ir a comprar zapatos. Y bolsos. Y si hay algo que odie más que todo eso, es ir a comprar ropa para verano.
COmprar ropa para verano se hace justo después de una época muy crítica, esto es, exámenes o entregas. En esto que sales de tu casa, te da la luz del sol en la cara después de meses, te quema laretina y te aseguras de que no te derrites, como estabas empezando a pensar que pasaría, y te dirijes al H&M. Muy bonito todo, ordenado por colores. Ropa mona, pantalones cortitos, minifaldas. Te ilusionas y empiezas a coger cosas. Tu inseguridad te grita al oido que ni de coña te va a entrar esa talla, y que todo el mundo lo sabe. Pero no le haces caso.
Entonces, entras al probador. Te pones uno de esos pantaloncitos, te miras al espejo. Y entonces, ves a una persona. Una persona, digo, porque no te sientes ni reconocido en lo que ves en el espejo. Cuando te das cuenta de que sí, que eres tú, gritas: “¿PERO EN QUÉ MOMENTO MI PIEL SE VOLVIÓ AMARILLA?” Un ser extraño, descolorido como si le hubieran lavado con lejía, con ojeras, unos pelos espantosos porque hace siglos que no vas a cortarte las puntas (otra cosa que no me gusta nada, la peluquería), y esos kilos de más, fruto de llevar meses anclado delante de autocad y de chocolate, chocolate, chocolate….
Sales del probador. Claro, no te cabe la talla que pensabas. Te acercas a al chica: “¿Una talla más?… ejem, ¿o dos?” Y el resto del día entrando y saliendo del probador para acertar la talla justa porque claro, ir de compras me cabrea tanto que no puedo ir acompañada. Y al final, después de toda la ilusión que te hacía comprarte ropita mona, de colorines porque es verano… pues al final siempre acabo con una camiseta negra o con unos vaqueros. A ver qué hago yo mañana, que me voy a Italia y no tengo ropa de verano.
Hombres, ¿comprendéis ya a qué nos referimos cuando no tenemos nada que ponernos? Aunque sinceramente, creo que soy la excepción que confirma la regla, en el caso de ir de compras y a la peluquería…

« Previous entries